lunes, 13 de febrero de 2012

¿Qué es la diabetes?



Nuestros cuerpos intercambian los alimentos que consumimos en glucosa (principal fuente de energía para el metabolismo celular). La glucosa viaja por la sangre para alimentar a nuestras células. La insulina es una hormona que ayuda a que nuestro cuerpo utilice la glucosa para obtener energía. Las personas con diabetes no producen insulina o no la utilizan adecuadamente. Esto significa que tienen un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre.  A menudo las personas con Diabetes se sienten cansadas, hambrientas, o sedientas, ya que pueden perder peso, orinar con frecuencia o pueden tener  problemas en los ojos.

La Auxiliar de enfermería ayuda a los pacientes en el control y cuidado de la diabetes en personas mayores de la siguiente manera:
• Una buena alimentación es esencial para gestionar la glucosa en la sangre.  Una planificación y control adecuado de las comidas son parte esencial del control y cuidado de los pacientes con Diabetes.
• La actividad física es muy importante en el tratamiento de la diabetes. La participación en un programa regular de ejercicios puede mejorar los niveles de glucosa en la sangre en las personas mayores con diabetes.
• Los medicamentos también son fundamentales para controlar la diabetes para mucha gente. Los médicos pueden recetar medicamentos orales, insulina o una combinación de ambos, según sea necesario y la auxiliar asegurar el control de las tomas.
• La auxiliar puede realizar  un seguimiento de los niveles glucosa en la sangre  para asegurar los niveles adecuados.
¿En qué más puede ayudar la auxiliar de enfermería?
·         Cuidado de los pies. La diabetes puede reducir el suministro sanguíneo a los brazos y las piernas y causar entumecimiento en los pies (llagas, ampollas, grietas en la piel, infecciones, callos,..). Las personas con diabetes deben revisar sus pies todos los días y ver si hay enrojecimiento o manchas de calor.
·         Cuidado de la piel. Las personas con diabetes pueden proteger su piel y mantenerla limpia, usar suavizantes de la piel para tratar la sequedad, y el cuidado de los pequeños cortes y moretones para prevenir las infecciones y otros problemas.
·         Cuidado de los dientes y las encías. Trabajando estrechamente con un dentista es muy importante. Los dientes y las encías necesitan atención especial para evitar infecciones graves.
                                                                                                                                            Cristina Casanova

Auxiliar de Enfermería de Vitalia Alcalá de Henares