jueves, 23 de enero de 2014

Gripe A: la medida más eficaz para evitar el contagio es la prevención

Gripe A, prevención, médico, centro de día, Vitalia Alcalá de Henares


La gripe A es una enfermedad infectocontagiosa, producida por el virus de la influenza A H1N1, similar a la producida por el virus de la gripe común. Cursa con fiebre elevada de inicio súbito, tos,  y síntomas generales como son debilidad muscular, mialgias, dolores articulares y cefalea. En ocasiones presenta síntomas digestivos, como dolor abdominal, vómitos y diarrea. 

Normalmente tiene un carácter leve y autolimitado, sin embargo en algunos casos, se puede complicar, desarrollando cuadros más graves como la neumonía.
Su diagnóstico es clínico, y se confirma mediante una muestra de las secreciones respiratorias, recogida en los 4-5 primeros días. 

El tratamiento se basa en medidas de soporte, siendo la indicación de fármacos, bajo prescripción médica. En la actualidad se recomienda el uso del oseltamivir o zanamivir. La eficacia del tratamiento es superior, si se inicia precozmente.  
La medida más eficaz para evitar el contagio es la prevención, que incluye:

La vacunación, a través de campañas anuales dirigidas a personas de riesgo. La vacuna actual está compuesta por tres serotipos AH1N1, AH3N2 y B.
Medidas higiénicas, para minimizar el riesgo de contagio de la enfermedad. Las más importantes:
Lavarse las manos varias veces al día con jabón.
Utilizar pañuelos desechables, e inmediatamente tirarlos a la basura.
Al toser o estornudar cubrirse la boca con un pañuelo desechable, e inmediatamente después lavarse las manos con jabón.
Ventilar todos los recintos cerrados, al menos cada 24 h.
Mantener limpios objetos de uso común como barandillas, teléfonos, pomos de la puerta...
Evitar el contacto con personas infectadas.

Pero si a pesar de estas medidas, comenzamos con una sintomatología similar, debemos acudir al médico, ya que su correcto diagnóstico, no sólo puede evitar el desarrollo de complicaciones, sino también su difusión dando origen a una epidemia, e incluso pandemia.    

Sira Morales Zumel


Vitalia Alcalá de Henares



Centro especializado en la rehabilitación de Alzheimer, Ictus y Parkinson. Trabajamos desde la prevención y el Envejecimiento Activo. Atención y mediación familiar.



Otros artículos:



vitalia alcalá de henares, centro de día, económico, 24 horas, oferta

martes, 14 de enero de 2014

Los cuidadores, desconocidos y, a veces, invisibles

dependencia, tercera edad, vitalia alcalá de henares, centro de día, alzheimer, ictus, parkinson

El aumento de la esperanza de vida de la población se traduce en una mayor incidencia de enfermedades asociadas a la edad, así como un aumento del índice de dependencia. En este último punto, es donde juegan un papel fundamental, aunque frecuentemente no reconocido, los cuidadores.

Cuando como consecuencia de una enfermedad, una persona pasa a una situación de dependencia, se produce un cambio total en la dinámica familiar, así como en la calidad de vida de cada uno de sus integrantes, recayendo el mayor peso, sobre la persona que se hace cargo del enfermo: el cuidador.

El problema que frecuentemente nos encontramos, es que se tiende a focalizar toda la atención en el enfermo, y no sólo dejamos en un segundo lugar al cuidador, sino que nos  llegamos a olvidar de él. Olvidamos un principio básico: para poder cuidar, hay que cuidarse.
Esta dedicación exclusiva del cuidador al enfermo, se traduce en sobrecarga y estrés, que irá afectando no sólo a aspectos físicos, sino también al plano psicológico.

Para evitar llegar a esto, hemos de estar alerta ante la aparición de una serie de signos y síntomas en el cuidador, pudiendo considerarlas como señales de alarma, tales como: 
Cambios en sus hábitos y costumbres: Abandono de la vida social y actividades habituales.
Aparición de síntomas y signos físicos como dolores musculares, cefaleas, palpitaciones, alteración de la tensión arterial, epigastralgia, cambios en el hábito intestinal,… así como síntomas psíquicos como tristeza, decaimiento, sensación de impotencia, negatividad, irritabilidad, sentimientos de culpa y vulnerabilidad. 

Esta sintomatología, que en principio tiene un carácter reactivo, y que se atribuye a la situación de sobrecarga y estrés que vive el cuidador, puede ser el origen de distintas patologías de origen físico como HTA,  cardiopatía isquémica, gastritis y úlcera, así como psicológico como depresión y ansiedad.

Ante cualquiera de estos síntomas de alarma, hay de pedir ayuda a un especialista. No nos equivoquemos, no se trata de una actitud egoísta, y nuestro familiar nos lo agradecerá, ya que cuanto mejor estemos nosotros, mejor podremos cuidar de él.

Sira Morales Zumel



Centro especializado en la rehabilitación de Alzheimer, Ictus y Parkinson. Trabajamos desde la prevención y el Envejecimiento Activo. Atención y mediación familiar.


Otros artículos:



Centro de día, dependencia, tercera edad, vitalia alcalá de henares, alzheimer, ictus, parkinson, salud