lunes, 7 de julio de 2014

La importancia de la piel y su cuidado en la tercera edad

cuidado-piel_vitalia-alcala-de-henares_centro-de-dia

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano. En el ser humano ocupa aproximadamente 2 m², y su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados) y los 4 mm (en el talón). Su peso aproximado es de 5 kg. Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno. También es conocido como sistema tegumentario.

La piel es imprescindible para nuestro organismo. Su importancia radica en las funciones siguientes:

- Constituye una barrera a los agentes externos: La piel impide la entrada de microorganismos, evita el contacto directo de los objetos con otros tejidos u órganos internos y previene que los productos químicos accedan a los mismos. Sin la piel, nuestro organismo se encontraría desprotegido.
- Contiene los receptores de las sensaciones: La piel es el órgano de la sensibilidad. A través de ella percibimos los diferentes grados de temperatura, lo que constituye un aviso que permite proteger a nuestro cuerpo del calor o frío que podría dañarlo. El tacto permite percibir, no solamente el calor o el frío, sino también la presión que los objetos ejercen sobre el organismo y multitud de sensaciones más, tanto placenteras como dolorosas.
- Regula la temperatura corporal: A través de las glándulas sudoríparas y de los capilares de la piel, el organismo regula la temperatura corporal. A grandes rasgos funciona así: cuando hace frío los capilares se contraen, llega menos sangre a la piel y se produce una pérdida menor de calor. Cuando hace calor, los capilares se dilatan y las glándulas sudoríparas producen más sudor que sale a la superficie de la piel. El sudor se evapora y arrastra con el calor por lo que el cuerpo se enfría.

Además de esto, la piel también realiza las siguientes funciones que son fundamentales:
- PROTECCIÓN: Protege nuestro cuerpo del mundo exterior. Por ejemplo de los traumatismos.
- TERMOREGULACIÓN: Regula la temperatura constante de 37 grados que el individuo necesita. Por ello se le da el nombre de corazón periférico.
- SENSIBILIDAD: Por esta función es que sentimos calor, frío, etc. Por ello se le da el nombre de “cerebro periférico”.
- DEPÓSITO: Es un reservorio de múltiples sustancias como: minerales, sustancias grasas, sustancias orgánicas, hormonas, vitaminas, etc.
- EMUNTORIO: Es la eliminación de distintas sustancias a través del sudor y la secreción sebácea.
- ANTIMICROBIANA: Es la primera gran defensa del organismo y actúa como una barrera natural. Si esta barrera se rompe se producen las infecciones.
- MELANOGENA O DE PIGMENTACION: En la capa basal de la epidermis se encuentran las células melanogenas, que producen la melanina, que es la que da las distintas tonalidades a la piel. Estos pigmentos nos protegen de los rayos solares. Los albinos no tienen pigmentos, por ello deben evitar el sol, que les producirán quemaduras importantes y pueden derivar en cáncer de piel. La pigmentación se intensifica en el verano y disminuye en el invierno. Las pieles blancas y sensibles de personas rubias, pelirrojas y de los niños, se debían proteger con bronceadores en el verano que contengan filtro y pantalla solar. Por tanto, es imprescindible mantener la piel en perfecto estado.


CUIDADOS  DE LA PIEL EN LA TERCERA EDAD 

La tercera edad puede ser una etapa difícil debido a los cambios físicos que sufre la piel y cambios internos del cuerpo. Estos cambios deben ser aceptados con naturalidad pues son irremediables. Entre los cambios propios de esta etapa encontramos una disminución en la actividad de las glándulas sebáceas y en la producción de estrógenos. La producción de colágeno disminuye hasta en un 30% durante la tercera edad y los 10 años posteriores a la menopausia. Esto ocasiona la pérdida de firmeza en la piel. Naturalmente, la piel pierde gran cantidad de humedad y se reseca. Adicionalmente, la piel se vuelve mucho más sensible dado que su grosor disminuye. Al ser más frágil y menos elástica las arrugas son inevitables.

La higiene diaria es fundamental para evitar las infecciones de la piel. Se recomienda baño diario con jabón neutro, secándose suavemente y aplicando crema hidratante por todo el cuerpo. El pelo debe lavarse por lo menos una vez a la semana. Si existen rasguños o heridas superficiales de la piel, la cicatrización puede ser lenta. Debe limpiarse con agua y jabón, y aplicar algún desinfectante, de preferencia yodado.

Los signos de envejecimiento como las arrugas o manchas pueden ser más notorios en la edad madura si la piel ha sido expuesta por mucho tiempo a la luz solar sin la protección adecuada. Por tanto, una medida fundamental para cuidar la piel, es protegerla del sol: si vas a estar al aire libre, utiliza siempre un protector que contenga filtro y pantalla solar aún en el invierno, y además usar sombreros o gorras y gafas de sol homologadas. De esta forma, podremos retrasar o disminuir,  los cambios asociados con el envejecimiento.

Otras medidas preventivas son:           
•         Nutrición variada y equilibrada e ingesta de líquidos adecuada.
•         Mantener la piel hidratada con lociones o cremas.
•         No usar jabones con mucho perfume.
•         No bañarse con agua muy caliente.
•         Evitar fumar y combatir el estrés.
•         Evitar caídas accidentales: no usar aceites de baño para impedir resbalones, utilizar asideros en el baño, evitar las alfombras…y en general cualquier barrera arquitectónica que pueda producir una caída.
•         Si la piel está muy seca y  pica, hay que consultar al médico, ya que esto  puede afectar la calidad del sueño, puede producir irritabilidad o ser un síntoma de otra enfermedad, como diabetes o problemas del riñón.
•         Para combatir la piel seca, usar un humidificador (un aparato que añade humedad al cuarto).
•         No rascarse con fuerza, ni frotar la piel.

Puesto que la mayoría de los cambios de la piel están relacionados con la exposición al sol, la prevención es un proceso de toda la vida. Y si bien es cierto que, cuanto antes se comience, mejores serán los resultados, nunca es tarde para emprender esta tarea y siempre es positivo modificar los hábitos para mejorar la calidad de vida.

Envejecer no significa que debas descuidar tu piel, ¡todo lo contrario! Hay que seguir tratándola con cariño y dedicación para lograr una vejez espléndida.


María José García Delgado

       




Vitalia Alcalá de Henares es un centro especializado en la rehabilitación de Alzheimer, Ictus y Parkinson.  Trabajamos desde la prevención y el Envejecimiento Activo. Atención y mediación familiar.



centro-de-dia-en-alcala-de-henares_vitalia



Otros artículos: