martes, 26 de agosto de 2014

Los beneficios de la Terapia Asistida con Animales

terapia-asistida-con-animales_vitalia-alcala-de-henares_centro-de-dia

Los programas de Terapia Asistida con Animales se emplean para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Trabajamos con ellos como alternativa terapéutica para el abordaje de distintos déficits y/o patologías. Es una modalidad de tratamiento terapéutico donde un animal, que cumple determinados criterios, forma parte integral del proceso. Los animales en este tipo de terapias rompen barreras y establecen un vínculo de comunicación eficaz haciendo posible el aprendizaje gracias al ejemplo y a la práctica. Las características del animal deben adaptarse al problema a tratar y estos deben estar especialmente adiestrados para trabajar en entornos especiales. Los animales más característicos en estas terapias son perros y gatos, pero también son conocidas las terapias con caballos, delfines, animales de granja e incluso con peces.

Es necesario precisar que los animales por sí mismos no constituyen una terapia si no que son una excelente unión entre el terapeuta y usuario ayudando en su recuperación, a la vez que facilitan la creación de un vínculo mucho más estrecho entre ambos, potenciando esa relación que contribuye a la cooperación. Es necesario matizar que este tipo de terapia es un complemento de las terapias de tratamiento convencionales.

Deben estar dirigidas por un profesional de la salud, que es quien marca los objetivos específicos del tratamiento. Su propósito es el de fomentar la mejoría en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo de los seres humanos. Se puede realizar en una amplia gama de contextos y puede llevarse a cabo en grupo o de forma individual.  

Entre los principales beneficios que aporta la terapia asistida con animales destacamos mejoras en las relaciones sociales, empatía, aceptación, entretenimiento, y la estimulación de las capacidades mentales.



Rebeca García Espartosa






vitalia_centro-de-dia-en-alcala-de-henares



Otros artículos:





miércoles, 13 de agosto de 2014

Lectura en la tercera edad

lectura-tercera-edad_vitalia_centro-dia_alcala-de-henares

A menudo incidimos en la idea de que, de la misma forma que es necesario mantener en forma el cuerpo, es necesario ejercitar nuestro cerebro para mantener un nivel cognitivo adecuado, especialmente en la tercera edad, para paliar los efectos negativos que tiene el envejecimiento.

Es importante por tanto conocer a través de qué actividades podemos mantener en forma nuestra mente. En este artículo queremos hacer hincapié en la importancia de la lectura para cuidar de nuestra mente, por resultar fundamental para una correcta actividad intelectual en la edad adulta. Distintos estudios neurológicos han recogido a lo largo de los años la idea de que actividades como la lectura pueden ayudar a preservar la integridad estructural en el cerebro de las personas mayores.
La lectura  repercute positivamente y de forma directa en lo que la ciencia conoce como la Anisotropía - que es la que mide cómo se mueven las moléculas de agua dentro del cerebro- y resulta clave para actividades cerebrales como la memoria. Cuanto más entrenamiento recibe el cerebro por medio de ésta y otras actividades –juegos de cartas, ajedrez, etc.- mejor es el movimiento molecular y el funcionamiento cerebral.

 Por eso, la recomendación de los expertos es mantener el cerebro “ocupado”, pues, de esta manera, se obtienen resultados muy positivos para la salud cerebral en la vejez. De hecho, distintos especialistas en neurología y psicología recomiendan la lectura como método preventivo del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas. 

Sin embargo, es de sobra conocido que no leemos todo lo que deberíamos pese a lo beneficioso de este ejercicio mental, fueron los romanos quienes acuñaron el “nulla dies sine linea” (ni un día sin [leer] una línea) y deberíamos hacer nuestra su filosofía, teniendo en cuenta que, entre otros beneficios, leer favorece la concentración y la memoria y modifica nuestro cerebro –de hecho, los lectores tienen más materia gris y neuronas que aquellas personas que no leen habitualmente- favoreciendo la compensación (el hecho de que nuestro cerebro “active” zonas que no funcionaban –o no lo hacían correctamente- para poder combatir el deterioro de otras, lo que resulta de máximo interés en el caso de las enfermedades neurodegenerativas). Además, la lectura mejora la empatía y las relaciones sociales, enriquece el vocabulario, mejora la sintaxis y la gramática.



Inmaculada Bravo Cáceres 






centro-de-dia_alcala-de-henares_vitalia



Otros artículos: